EL CONUCO DEL ABUELO, TRADICIONES VIVAS DE LA MARGARITA DE AYER

EL CONUCO DEL ABUELO ES: SENCILLEZ. NO HAY ESCALERAS MECÁNICAS NI PAREDES DE CONCRETO. Sólo una casa de hace 200 años, un rancho para rallar la yuca y preparar el casabe, matas por doquier, frutas frescas y agua de coco para deleitar al organismo. Es un museo de pleno contacto natural.

Sin lujos, ni concreto, el Conuco del Abuelo en el sector La Polvorosa de la población La Fuente, municipio Antolín del Campo, hace trasladar al visitante a la Margarita de los ancestros, con la siembra de frutales a pedir de boca, la cría de animales domésticos, el papelón, la yuca, el rancho y el trapiche.

José Ramón Rodríguez Aguilera es el encargado de refrescar la memoria, basándose en una historia que no le es ajena, porque ha sido parte de su vida y crianza.

“Por años me dediqué a recorrer Venezuela, hasta que un día comprendí que mi camino era el conuco de mis abuelos e inicié este proyecto que preserva la tradición familiar y venezolana en general. Reafirmé el sentimiento y arraigo por mi tierra. La meta fue resaltar las costumbres y hasta ser guerrero en su defensa, como lo hicieron nuestros héroes en la gesta patriótica”.

“El conuco es un sistema de producción muy autóctono con el cual se mantuvieron las familias margariteñas, cuando no había la importación del exterior ni de tierra firme. Más bien desde Margarita había el cabotaje hacia otras regiones del país e incluso a islas del Caribe. Conozco la historia de un vendedor que compraba los cochinos aquí y los vendía en Bonaire”, cuenta sonriente.

No hay preguntas. José Rodríguez Aguilera está acostumbrado a relatar esos episodios a los visitantes, quienes pagan una pequeña cuota por hacer el recorrido guiado. También muchos escolares son llevados a este Conuco del Abuelo, abierto en horario de nueve de la mañana a cuatro de la tarde. Durante el paseo muestra las frutas que cultivan, plantas ornamentales, medicinales y alimenticias, y explica cómo se hace el casabe, a base de yuca amarga. Ralla la yuca, habla del almidón que se extrae de ella y luego salta adonde están los cocales, para sorprender con el juego de romper el coco, entretenimiento de antaño... cuando no había televisión.

La extensión familiar, antes de la distribución sucesoral era de once hectáreas que empezaban en La Fuente y colindaban con Guarame. El conuco abarca la franja de una hectárea. “Mis padres y abuelos fueron antolinenses. Esta casa (y la señala) tiene 200 años de construida. Tratamos de sembrar sin fertilizantes ni insecticidas. Todo es natural”.

Tienen más de 40 tipos de frutas, entre la lechosa, níspero, catuche (guanábana), mango, limón, ciruela y cambúr. Coloca los frutos a la entrada sobre un sencillo mesón. También prepara el ron con ponsigué, panela de papelón, agua de coco, guarapo de caña y, en general, quiere que el visitante se lleve consigo un pedacito de Margarita en su corazón. 
 
Riqueza
Rísquez lo decía
“El comercio de Margarita se hace principalmente con los puertos del litoral, cambiando los productos de la isla por los artículos que ella ha menester para su consumo. En no remotos tiempos se hacía gran comercio con las antillas vecinas, Trinidad, Curazao, Granada, Martinica y San Vicente,...”, escribió Francisco Antonio Rísquez y es referido por José Rodríguez Aguilera.

Hectárea
Cultivos variados
En una hectárea del Conuco del Abuelo el visitante se consigue con gallinas, pollos, un cochino saltarín, el mono, matas de mango, anón, catuche (guanábana), siembra de ajíes, aguacate, limón y lechosa. Allí se recuerda al sabio Francisco Antonio Rísquez cuando en tiempos pasados llegó a describir esa Margarita de antaño con riquezas naturales, industrias productivas y manufacturas especiales. El cultivo de la caña, los ricos cocales que suministraban aceite. Los cultivos de dátil, el frijol y el dulce níspero eran la delicia.

Para las visitas al Conuco del Abuelo pueden llamar al
 0412-1952042
escribir al correo: elconucodelabuelo@gmail.com 
o lanzarse directamente a La Fuente, 
de Miércoles a Domingo.


Margarita conforma un mosaico lleno de saberes ancestrales”. José Rodríguez Aguilera, creador del Conuco del Abuelo.
Después de recorrer Venezuela decidí que mi camino estaba en el conuco, para difundir lo que fue este sistema de producción autóctono”.
 Vìa: El sol de Margarita.


Entradas populares