Música Margariteña

La música Margariteña está representada principalmente por los polos, las malagueñas, los galerones y la jota, que  son las  representaciones musicales típicas del oriente venezolano, pero en  Nueva Esparta son las representaciones musicales más autóctonas.

El Polo es mas alegre que el galerón, su contenido está lleno de las anécdotas del día a día de los pobladores, pescadores casi siempre, cuenta las historias del pueblo, los hechos históricos, los amores y sus caminos. Uno de los representantes más valiosos de éste género musical es el fallecido  Francisco (Chico) Mata, , el aseguraba  que el folklore nuestro nada tiene que ver con España… El polo margariteño es nuestro y estamos orgullosos de esta representación musical. Definitivamente es así y aunque tenemos una gran influencia española en nuestras costumbres y tradiciones, las mismas no dejan de ser muy autóctonas y marcadas por nuestra forma de vida.

El Galerón  de compás lento, su acompañamiento es realizado por cuatro, guitarra y bandolín, varios cantantes van alternando creando una especie de contrapunteo, las letras de los galerones usualmente se realizan en décimas y hablan de temas patrióticos, religiosos, filosóficos y sentimentales. Se utiliza en celebraciones y festividades populares, es un canto libre y se encuentra además en el estado Lara y en los Andes aunque con algunas variaciones que lo caracterizan en cada zona.

La Jota es de canto triste llno de melancolía que involucra temas relacionados a la pesca y el amor, se acompaña de guitarra, cuatro y bandolín, su origen se le atribuye a los españoles, pero en nuestro país está ligado al canto, se asemeja mucho a otro género llamado malagueña que se diferencia solo porque es cantada y tocada en tono menor, esta se acompaña de los mismo instrumentos que en los géneros musicales antes descritos, la malagueña rinde homenaje a La Virgen del Valle y expresa también la vida cotidiana del pueblo, los sentimientos amorosos y hechos históricos. 
La Malagueña también empleada para animar los velorios de la cruz de mayo y cantos para las pascuas. Desde un punto de vista armónico, la malagueña se diferencia de la jota, por sus modulaciones de la tonalidad mayor a su relativo menor, llevando un acompañamiento en compás ternario. Sin embargo, utiliza los mismos instrumentos acompañantes que otros cantos orientales: el cuatro, la guitarra y el bandolín. Emplea cuartetas en versos en decasílabos y también dodecasílabos, en las que se rinde homenaje a la virgen del Valle, se expresa la cotidianidad de los pueblos pesqueros, se relatan acontecimientos históricos y se cantan los más variados sentimientos.  Aun cuando su aire es bastante reposado, se conoce de una variante denominada malagueña carrera, de ritmo más rápido, que usa cuartetas endecasílabas, que se entona repitiendo el primer y último verso de la cuarteta......
La gaita Margariteña: es cantada por un solista, sin coros y versificada en décima. Sus letras exponen temas sociales, amorosos, políticos, históricos y humorísticos. Se canta en modo menor y posee una estructura armónica fija, parecida a la décima zuliana, con la que tiene similar instrumentación, pues se acompaña con cuatro, guitarra y bandolín.
La gaita margariteña, ha dado origen a otras variantes como la gaita antillana y el guitón. Tanto la gaita margariteña como sus variantes, tienen melodía libre sobre ciclo armónico fijo. 
La Parranda y Aguinaldos Margariteños, los aires decembrinos alegran el ambiente con el canto de aguinaldos y parrandas con un acompañamiento variado del cuatro, las maracas, el furruco, el tambor, la charrasca, y en algunos casos, la mandolina y la guitarra, para detenerse de puerta en puerta, o recorriendo las calles, como soporte musical de las fiestas tradicionales alusivas al Niño Dios.
Los cantadores de parrandas y aguinaldos se han destacado siempre por su facilidad de improvisar, cuya habilidad incide en el timbre de voz.  Los pueblos tienen sus cantadores y aguinalderos predilectos, prestigio que se ganan en las prolongadas parrandas que anteriormente duraban hasta una semana en esa Margarita que todos añoramos, habían músicos y cantadores que normalmente empezaban en la noche de navidad y terminaban el día de año nuevo.

La música Margariteña es un compedio de historias, de  expresiones y matices propias de los poetas y cantautores neoespartanos, con letras  nos llevan de la alegría a la melancolía, pero sin dudas cada composición encierra el alma de cada interprete y cada compositor, escucharlas nos colma de mar, de amor, de paisajes, de playas,de  montañas, de cielo, de ocasos, de fe, de calidez, nos llena de familia, nos llena de Margarita y del estado Nueva Esparta. 


Saludos @Negfertty @soloenmargarita

Escucha este hermoso popurrí


Entradas populares