Buscar este blog

Cargando...

EL TURISMO EN MARGARITA TAMBIÉN TIENE MONTAÑAS, II PARTE

Levantarse en las mañanas y admirar un hermoso paisaje, es el mejor regalo que nos puede dar la naturaleza.
En la isla de Margarita este obsequio llega a diario y no sólo trae playas. Rodando por cualquier carretera de la región, podemos apreciar la majestuosidad de las montañas margariteñas y dentro de cada una de ellas, hay miles de historias, leyendas y aventuras por conocer.
Durante años, los cerros han sido los eternos guardianes silenciosos de esta ínsula y en ellos se ha desarrollado mucha de la historia, tradiciones, labores de trabajo y hasta cuentos mágicos de los pueblos.

En tiempos de lluvia las montañas margariteñas exhiben su mejor verdor, muchas de ellas se pintan como con motas amarillas, dejando ver el florecimiento de la primavera. Este panorama es sólo un paisaje para los citadinos, pero también es el anuncio de una buena temporada de cosecha, tan importante para la actividad agrícola de la región.

Las formaciones montañosas también han servido como alternativa turística, para darle más variedad al visitante que quiere un poco más que playas. Las excursiones hacia los cerros insulares, se han convertido en una de las opciones más buscadas por los turistas aventureros.

De este a oeste y en toda su explanada, la isla de Margarita cuenta con una gran diversidad de cerros que colindan con sus pueblos. Hacia el sector oriental de la isla de Margarita están los cerros Guayamurí, Matasiete, Copey, San Juan, Cocheima, Tragaplata y el cerro El Cacho.

El sector occidental de la Isla, recibe a los visitantes con el monumento natural de Las Tetas de María Guevara, dos cerros morochos ubicados en la Península de Macanao. En esa misma zona, se encuentran los cerros conocidos con los nombres de Macanao, Los Cedros, Risco Blanco, Guaraguao, Soledad, Piedra Lisa y El Castillo.

Según el cronista Ángel Félix Gómez, el margariteño siempre se preocupó por conservar su entorno. “Dadas las pocas lluvias que caen sobre la isla, cuidó con cariño sus árboles. Asimismo, algunos mandatarios regionales pusieron especial cuidado en dictar medidas para proteger la vegetación insular”, explicó en su columna de Cronic-Academia.
Por este mismo empeño, muchos de los cerros han sido denominados como zonas protegidas, parques nacionales o monumentos naturales, bajo el resguardo del Instituto Nacional de Parques.

Entre leyendas: Las Tetas de María Guevara

Llegando a la isla de Margarita por ferry, el primer regalo de la naturaleza es el Monumento Natural Las Tetas de María Guevara, dos montañas morochas que colindan con las poblaciones de Punta de Piedras, Laguna de Raya y Boca de Río.
Su particular nombre fue puesto por los pescadores margariteños, que usaban a estas formaciones montañosas como referencia para llegar a su puerto. Una de las leyendas sobre este nombre, es que una india llamada María Guevara fue enterrada en esta zona y con el tiempo surgieron de la nada las dos montañas, que recordaban los prominentes senos de la mujer.
Pero el cronista Jesús Manuel Subero, escribió que Ni ella era india ni menos abundante de pechos. “Todo lo contrario: los tenía bien pequeños y muy blancos. Tampoco era natural de la Isla, sino de Cumaná. Mujer emprendedora a la que le gustaba el comercio y lo desarrolló en Punta de Piedras”, anotó.
Este monumento fue decretado como tal en 1974 y actualmente es atractivo para los turistas, aunque pocas excursiones se organizan hacia la zona. Los cuentos de camino dicen, que hay muchos que van a pedirle a la “india” y hacen rituales de magia.

Imágen: Solo en Margarita (Tetas de Maria Guevara) 


Parque Nacional: Cerro Copey

Así como en Caracas existe el Ávila y Galipán, los margariteños tienen al Parque Nacional Cerro Copey, pulmón natural de la región, con más de siete mil hectáreas de vegetación y diversidad natural, con unos mil metros de altura.
El parque está abierto desde las 8:00 am y hasta cierta zona llegan los vehículos, bien sea rústicos o carros regulares, donde pueden estacionarse, dar un paseo, compartir con los miembros de la comunidad y hasta comerse un buen asopado, con el adicional de tener la mejor vista aérea de Porlamar.
El clima es fresco y permite la realización de ejercicios y caminatas. Los más aventureros dejan sus vehículos o se van en los autobuses de la línea de La Asunción – La Sierra, para emprender la subida hasta la cúspide, la zona conocida como “las antenas”, punto más alto y donde la recompensa es la mejor vista de 360 grados de la isla de Margarita.

Imagen: Solo en Margarita. (La Sierra - Cerro Copey)

Los históricos Matasiete y Guayamurí

Para adornar el este de la isla de Margarita, están los cerros Matasiete y Guayamurí, prácticamente separados por una depresión de unos 80 metros de altura.

Cada uno tiene su encanto y comenzando por el cerro Matasiete, podemos identificarlo como parte importante de la historia insular, pues allí reposa el monumento histórico de la Batalla de Matasiete, colocado casi en la cúspide de esta montaña que alcanza unos 680 metros de altura.
El Guayamurí, por su parte, es el cerro vecino y causa impresión en muchos por su forma de volcán, con unos 480 metros de altura. La leyenda guaiquerí relata que su figura surgió por la muerte de un indio muy querido y que le gente levantó su tumba piedra a piedra, para que fuera lugar de adoración.
Lo cierto es que los cronistas aseguran que del vocablo guaiquerí, surgió su actual nombre, que quiere decir: “lugar de las yucas bravas”. Los alrededores de esta zona son netamente agrícolas y fértiles para cosechar los exquisitos frutos de la región como el tomate y el ají margariteño.

Imagen: Solo en Margarita (Guayamuri)

Imagen: Solo en Margarita. (Cerro de Matasiete)


Aventura en los cerros de Macanao

Más allá de sus hermosas playas, la Península de Macanao tiene hermosos cerros de tierras rojizas, donde se esconde todo un mundo aventurero y lleno de experiencias para los amantes de la naturaleza. Actualmente, algunas compañías turísticas hacen recorrido por esa zona, para que los visitantes puedan observarlas de lejos, sin embargo, para los más atrevidos, se organizan excursiones a pie.
Uno de los atractivos son sus cuevas, que remontan a los turistas a las épocas prehistóricas. En ese camino hacia las cuevas, se aprecia toda la biodiversidad de la zona y la paz de la naturaleza reinante. Es una experiencia todo terreno.

Imagen: Solo en Margarita (Cerros de Macanao)


Fuente de la Noticia: El Este Noticias.com
Imagenes: Archivos Negfrecttis Millan




Le invitamos a visitar:

Saludos @Negfertty

Publicar un comentario en la entrada